Las pandemias también son un problema de planificación urbana

¿El COVID-19 cambiará la forma en que se diseñan las ciudades? Michele Acuto del Laboratorio de CityLab habla sobre la densidad, la urbanización y la preparación para una pandemia.

Las enfermedades dan forma a las ciudades. Algunos de los desarrollos más emblemáticos en la planificación y gestión urbanas, como la Junta Metropolitana de Obras de Londres y los sistemas de saneamiento de mediados del siglo XIX, se desarrollaron en respuesta a crisis de salud pública como las de los brotes de cólera. Ahora COVID-19 se une a una larga lista de enfermedades infecciosas, como la gripe española de 1918 en Nueva York y Ciudad de México o la enfermedad por el virus del Ébola en África occidental en 2014, que probablemente dejarán marcas duraderas en los espacios urbanos.

Para Michele Acuto, profesor de política urbana global en la Escuela de Diseño de la Universidad de Melbourne, la intersección del diseño urbano y la salud pública es un territorio cada vez más crítico. Él es el director del Connected Cities Lab, un centro líder para avanzar en el desarrollo de políticas urbanas; ha trabajado en salud urbana en varias capacidades, incluso con la Comisión Europea y la Oficina Regional del Pacífico Occidental de la Organización Mundial de la Salud. Mientras que la Universidad de Melbourne se esfuerza por acelerar una vacuna COVID-19, el Laboratorio está trabajando para comprender las dimensiones de planificación urbana de la preparación para una pandemia.

CityLab habló con Acuto sobre por qué COVID-19 podría cambiar la forma en que estudiamos ciudades, y cómo vivimos en ellas.

Gran parte de la cobertura del nuevo coronavirus se siente sin precedentes, como si fuera la primera vez que los espacios urbanos y el movimiento global de bienes y personas han dado lugar a la amenaza de una pandemia. Pero las historias de las ciudades siempre han sido las de las enfermedades infecciosas.

Cualquier persona con la que hable en el área urbana o médica le diría que esto no es nuevo. Puede hacer paralelos entre COVID-19 y muchos otros episodios de epidemias y pandemias, desde la peste hasta el SARS y el Ébola. La línea de precaución que necesitamos aquí es no sacar demasiados paralelos o conclusiones apresuradas sin evidencia. COVID-19 no es tan mortal como el Ébola, que tenía una tasa de mortalidad del 60%, o SARS y MERS al 30%.

Pero si el riesgo de muerte es menor, la transmisión es mucho mayor, y eso hace que sea un desafío a nivel mundial. Las cuarentenas solo funcionan en la medida en que puede identificar todos los casos peligrosos, y con los síntomas de COVID-19 y la aparición tardía, no puede detectarlo tan fácilmente. De esa manera, esto es mucho más similar a la epidemia de gripe española de 1918, que infligió 500 millones y mató hasta 50 millones. * La pregunta es si estamos preparados para evitar eso.

Mirando hacia atrás, ¿extrañamos algo en la forma en que pensábamos sobre la intersección de la urbanización y las enfermedades infecciosas? ¿Estábamos buscando en los lugares equivocados?

Sí, hasta cierto punto. Tal vez hemos sido demasiado sesgados hacia las ciudades globales. COVID-19 es realmente una historia de conexiones periurbanas y rurales a urbanas, en lugares que a menudo no están en el mapa global. Roger Keil, Creighton Connolly y Harris Ali recientemente abogaron por esta visión suburbana. Cuentan la historia de cómo la propagación a Alemania comienza con una fábrica de automóviles [piezas] en las afueras de Wuhan. Una persona viaja desde Wuhan a Alemania para ayudar con la capacitación. Esta es una historia de Wuhan periurbano a la ciudad semi-suburbana de Baviera. Así que seguro, tiene algunas de las conexiones globales en los aeropuertos, pero es un sistema urbano mucho más complejo.

Este es un punto rico. Es fácil observar estas grandes ciudades y cadenas de suministro mundiales, y decir, por supuesto, que tenemos una epidemia: así es como se desarrolla la globalización. Pero está contando una historia diferente, una sobre ciudades no globales, ciudades terciarias y áreas periurbanas.

Sí, en realidad se trata de un conjunto mucho más amplio de áreas urbanas. Esta es la historia en el estado de Washington [donde COVID-19 surgió por primera vez en el condado de Snohomish], o la historia italiana, que todavía es en gran parte suburbana.

Parte de la historia de la urbanización es construir y manejar la salida de enfermedades infecciosas, como los brotes de cólera a mediados del siglo XIX. Aquí está Richard Sennett sobre cómo Joseph Bazalgette y sus colegas desarrollaron la respuesta de Londres: «No estaban practicando una ciencia exacta». No aplicaron principios establecidos en casos particulares, no hubo políticas generales que dictaran las mejores prácticas «. Experimentaron y aprendieron a medida que avanzaban, argumenta. ¿Cómo concibe el enfoque de diseño para gestionar brotes en todo, desde ciudades globales hasta terciarias?

Es un poco temprano para aprender las lecciones aprendidas de COVID-19, pero es probable que tenga una gran conversación sobre el valor frente a los riesgos de la densificación. Claramente, la densificación es y ha sido el problema con algo de esto. COVID-19 plantea un desafío fundamental a la forma en que gestionamos la urbanización. Hong Kong tiene 17.311 personas por milla cuadrada. Repensar el manejo de la densidad es clave para la supervivencia a largo plazo en un mundo pandémico, realmente.

Parte de esto significa pensar en la descentralización de los servicios esenciales. Singapur tuvo que cerrar sus principales hospitales durante el SARS. Muchos países como Italia están considerando realizar pruebas puerta a puerta. Pero también necesitamos repensar las formas, quizás digitales, que probamos y que contienen. ¿Cómo podríamos hacer pruebas puerta a puerta incluso solo en Melbourne, con 5 millones de residentes, y en gigantes como Shanghai y Londres con más de 10 millones de habitantes? Burbujear son algunas preguntas centrales sobre lo que nos han dicho que es urbanización deseable versus lo que tiene sentido desde una perspectiva de enfermedades infecciosas.

Aquí hay una pregunta difícil. Incluso Le Corbusier, que apreciaba la eficiencia y el movimiento, entendía el valor de las personas que se topaban entre sí. Le da a las ciudades su energía y cosmopolitismo su efecto. Me pregunto si cree que esta ciudad descentralizada, un Londres de pueblos, el París de 15 minutos del alcalde Hidalgo, será parte de nuestra respuesta en forma urbana.

Aquí hay una manera de pensarlo. El SARS hizo que algunas personas pensaran en las ciudades y su conectividad como un factor fundamental. Avancemos rápidamente al Ébola y eso hizo que la gente pensara en la coexistencia de las ciudades en el Norte y el Sur Global, y la ferocidad de la ciudad en sí, la imposibilidad de acordonarla. La ciudad no es una cosa: es una gota amorfa.

Avancemos rápidamente hasta ahora, y nos hemos movido más allá del pensamiento Global Norte-Sur Global. Es un sistema muy grande, dado que realmente se trata de esa conexión entre, por ejemplo, [el pueblo italiano de] Codogno y las afueras de Wuhan. Esperemos que esto nos haga pensar en algunos principios fundamentales.

«La infraestructura digital podría ser el saneamiento de nuestro tiempo».

Necesitamos comenzar con una nueva imaginación de los datos urbanos en los que confiamos. Lo mejor que un profesional probablemente mira en este momento es el agregador de información CSSE de Johns Hopkins. Salpica juntas las fuentes de datos de la OMS, el NHS, etc. Los números «oficiales» de muchos gobiernos nacionales se retrasan, por lo que hay mejor información al agregar diferentes fuentes de información.

Pero esto también pone en juego la revolución digital actual y los desafíos de la evidencia que tiene diferentes niveles de legitimidad. Si esto no hubiera sucedido, por ejemplo, en China, pero en algún lugar como la India con asentamientos informales muy fuertes, posiblemente estarías argumentando que algo como Slum Dwellers International, que utiliza mapeo local y comunidades para obtener datos, probablemente sería lo mejor. entidad adecuada para apoyar la recopilación de información. Obtuviste algo sobre la legitimidad de los diferentes tipos de conocimiento urbano y la necesidad de repensar quiénes son las fuentes correctas de él.

Pasando de esa información a los cambios dentro del entorno construido nuevamente, sabemos que la gestión del agua y los desechos ayudó a rehacer las ciudades. ¿Puedes predecir el área donde podríamos ver una transformación radical saliendo de esto?

Debemos recordar que también sopesará dichos cambios en el contexto del cambio climático y la sostenibilidad. Si se extiende la ciudad en lugar de densificarse, eso tendría que ir con una mejor conectividad del transporte público. Lo que debería cambiar, por ejemplo, la descentralización de los servicios, una mejor gestión de los suministros, redes de entidades más pequeñas en la entrega de alimentos, es diferente de la voluntad. ¿Las fuerzas del mercado influirán en lo que hacemos hacia lo que es comercializable y económicamente rentable en lugar de decir que esto claramente es un llamado a la redundancia en la salud pública y el transporte público?

Una cosa de la que apenas escuché hablar es la respuesta digital aquí, que no existía en absoluto en el momento de la mayoría de nuestros paralelos históricos. Existió un poco durante el Ébola, pero no en el mismo tamaño que este. Los principales servicios como Tencent y AliBaba pueden decirle quién está enfermo en su vecindario, y las personas están tomando decisiones diarias basadas en toda la infraestructura digital. Vengo de una hora de la «zona roja» en Italia, y mi familia y amigos toman muchas decisiones basadas en la información de conectividad digital.

La planificación moderna y la ingeniería civil nacieron del desarrollo del saneamiento de mediados del siglo XIX en respuesta a la propagación de la malaria y el cólera en las ciudades. La infraestructura digital podría ser el saneamiento de nuestro tiempo.

Este artículo es una traducción de Pandemics Are Also an Urban Planning Problem por CityLab.

Ciudades 24 horas – La noche como una solución a las pandemias y la economía

Ciudades 24 horas – La noche como una solución a las pandemias y la economía

Continuamos con nuestra serie de ciudad y pandemia haciendo algunas reflexiones sobre la situación que atravesamos en este en este momento. Vamos a referirnos a la noche y qué papel puede jugar como estrategia para recuperar la economía y poder superar la crisis que se está generando por la falta de generación de empleo y de ingreso a la mayoría de la población.

WhatsApp